¿Cómo conciliar equidad y calidad en educación?

Artículos varios|

Con calidad educativa nos referimos a los efectos relacionados con el proceso de formación que se llevan a cabo en las instituciones, y que son positivamente valorados por la sociedad.

Un sistema educativo de calidad se caracteriza por:

  • Una Filosofía (relevancia) que destaca lo importante, aquello que es significativo y permite enfatizar lo que desea mostrar y sobresalir. Se debe destacar un sentido de misión y visión.

    Toda Filosofía institucional debe estar caracterizada por:

    Marcar: El perfil, las competencias y los objetivos educacionales que se propone lograr.

    Alcanzar: A todos los ciudadanos. Tener un principio de accesibilidad.

    Crear: Un ambiente institucional donde todos se sientan respetados y valorados como personas.

    Estimular: El desarrollo y bienestar de los docentes y de todos los que trabajan en la institución.

    Garantizar: Condiciones que permitan a los docentes el desarrollo de su labor, su formación y perfeccionamiento, así como también su permanente reconocimiento profesional.

    Realizar: Una constante búsqueda para adaptarse a su entorno cambiante y reflexionar permanentemente sobre la calidad de sus servicios educativos que realiza hacia la sociedad.

    Buscar: Desarrollar requisitos necesarios para formar al alumno de forma integral.

    Propiciar: La formación en la excelencia de los docentes.

    Velar: Por las necesidades sociales y de la comunidad cercana a la institución.

    Proveer: Herramientas para integrar al individuo a la sociedad.

  • Pedagogía (eficacia), busca alcanzar el efecto esperado tras la realización de acciones planificadas y pensadas con un propósito claro.

    Realizar: Programas educativos que incluyan contenidos valiosos y útiles.

    Facilitar: Recursos personales, organizativos y materiales. Tomando en cuenta las necesidades de cada alumno para que todos puedan tener las oportunidades que harán posible su desarrollo académico y personal.

    Realizar: Una permanente revisión en el campo de conocimiento; la dinámica del mundo permite el surgimiento de nuevos conocimientos y destrezas en la búsqueda y tratamiento de la información.

    Formar: Permanentemente en valores.

    Configurar y adaptar: El currículo a las diversas aptitudes, intereses y expectativas de los alumnos.

    Determinar: Competencias y responsabilidades de los distintos sectores de la comunidad educativa, la convivencia y el clima de trabajo y estudio.

    Elaborar: Estrategias y metodología que permitan desarrollar un programa educativo que logre sus metas y objetivos previstos.

    Tener: Una clara metodología.

    Desarrollar: Un liderazgo educativo.

  • Cultura (pertinencia), busca estar atento a todo lo que es adecuado u oportuno en un momento o una ocasión determinada.

    Comprender: La Importancia hacia la necesidad de una apertura hacia la sociedad cada vez más intercultural.

  • Sociedad (equidad), busca dar a cada persona lo que se merece, consiste en favorecer a las personas sin perjudicar a otra.

    Promover: Cambios e innovaciones en la institución escolar y en las aulas que surjan de una reflexión compartida entre todos los docentes.

    Motivar: La participación activa del alumnado, no solo en el aprendizaje sino también en la dinámica institucional.

    Incentivar: La participación de las familias y realizar actividades que permitan insertarse en la comunidad.

    Valorar y reflexionar: Sobre las relaciones familia-escuela-sociedad, porque lo importante es lograr la difusión de las virtudes del servicio recibido y lo recomienden. Esa es la mejor prueba, de que el servicio prestado es de calidad excelente. El objetivo es lograr una calidad integral.

  • Economía (eficiencia), busca administrar los recursos de tal manera que permita realizar o cumplir adecuadamente cada función dentro de las instituciones.

    Velar: Por una infraestructura adecuada: laboratorios, biblioteca, etc.

    Cuidar y mantener: El mobiliario.

    Conservar: De la mejor manera las instalaciones y edificios.

    Adquirir: Materiales didácticos actualizados y acorde a las necesidades.

    Actualizar: La tecnología que manejan los docente, los alumnos y la administración. Estar en la vanguardia en la aplicación de nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

    Contar: Con los recursos necesarios y además que se empleen eficientemente.

    Optimizar: Los recursos humanos.

    Brindar: Programas de capacitación docente.

    Tener: Un buen sistema académico y administrativo.

Una buena calidad educativa se alcanza cuando los procesos satisfacen las necesidades del individuo y de la sociedad en general. Esto se logra si los recursos son suficientes y además están aprovechados de manera adecuada para que la educación sea equitativa y eficaz. Innovar es parte del proceso, respondiendo a las necesidades de una sociedad en permanente cambio cultural, científico, tecnológico, etc. lo que exige a la escuela formar a sus alumnos para el futuro. Bajo esta realidad debemos tener en claro que la calidad educativa es un concepto relativo, ya que ella será relativa a los estándares existentes, no es un concepto estático sino que indica e implica perfeccionamiento, mejoras, logro de metas… no es perfección. Es así que solo desde una reflexión permanente y de una innovación constante se puede conseguir una educación de calidad que responda a las necesidades y demandas de la comunidad escolar.

4 indicadores que nos permiten visualizar si los resultados son de calidad:

  • El producto educativo.

  • La satisfacción de los alumnos.

  • La satisfacción de todas las personas que trabajan en el centro.

  • El efecto de impacto social.

PROCESO + PRODUCTO + APRECIACIÓN = RESULTADOS

Como docentes debemos tener presente que mejorar la calidad educativa depende de entender que es necesaria la participación decidida y entusiasta de todos los actores educativos. No requiere un cambio radical en nuestro trabajo, sino que significa un proceso de mejora continua, siendo consecuentes y teniendo certeza de lo que se quiere lograr. Alcanzar una calidad integral significa asumir una actitud y acciones de mejora.

El Señor nos ha dado talentos y sobre ellos nos pedirá cuenta, esforcémonos de tal manera que cuando Él regrese nos pueda decir: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” Mateo 25:23

Acerca del autor:

Máster en Educación con énfasis en investigación en enseñanzas y aprendizaje. Maestra de profesión y vocación.

Deja tu comentario