Uso de redes sociales y comunicación familiar

Por |25-Ene, 2019|Escuela para padres|

El costo de nuestras elecciones trae consecuencias no solo para nosotros sino también para nuestros más cercanos.

Las redes sociales nos dan la libertad de comunicarnos con nuestros seres queridos cuando y donde queramos. Sin embargo, a veces, esta libertad amenaza y daña nuestras relaciones reales. Si bien la comunicación digital puede eliminar las distancias geográficas entre las personas, puede convertirse en un obstáculo para la convivencia cuando su uso sustituye a la conversación cara a cara, la expresión sincera de sentimientos y, sobre todo, de emociones. Las redes sociales tienen su lugar, pero no pueden reemplazar el contacto personal. La comunicación digital es menos rica en lo que se refiere a canales sensoriales involucrados, lo que implica una disminución en la experiencia sensorial.

Cabe destacar también que no será lo mismo una relación real que una virtual. Las  personas nos desarrollamos entre individuos en un entorno personal, social y temporal auténtico, como es el hogar, la familia y la comunidad. En cambio, las relaciones mediadas por la tecnología en la era digital son impersonales. Un emoticón no sustituirá jamás un abrazo o apretón de manos, el beso de buenas noches entre padres e hijos, o alguna expresión de afecto como sonrisas o caricias.

Los miembros de nuestras familias, ya desde edades muy tempranas, acceden al teléfono o la tableta y generan sutiles interrupciones o cortes de conversación afectiva real, mermando el tiempo de calidad familiar. El teléfono, las redes sociales y la cantidad de información que procesamos diariamente no son el problema. El problema es precisamente que los miembros de la familia no sabemos qué hacer con la información y cómo controlar el uso de las redes sociales.

Por tal motivo, se recomienda establecer un horario de uso de redes sociales mientras los miembros están dentro del hogar, con el objetivo de disfrutar de la comunicación verbal y no verbal en tiempo real, para propiciar relaciones familiares fuertes, maduras, estables y afectivas, donde cada integrante tenga la libertad de expresar con sinceridad sus ideas, pensamientos y emociones; facilitando así la identidad personal y habilidad para solucionar problemas.

El sabio Salomón escribió: “Manzana de oro con adornos de plata es la palabra dicha oportunamente” (Proverbios 25:11, RVA online).

Nuestro deseo es que sea así también en nuestra conversación familiar.

Acerca del autor:

Licenciada en Psicología, colegiada y habilitada con conocimientos y competencias evidenciadas tales como: liderazgo, proactividad, además amplia disposición al aprendizaje, capacidad de análisis, orientada a la adaptación y cumplimiento de objetivos.

Un comentario

  1. Daniel Alarico febrero 18, 2019 en 19:00 - Responder

    Existe un estándar de cyber seguridad donde se recomienda, que en redes sociales, no expongamos la vida cotidiana; en concreto porque al estar en internet es de acceso de cualquier persona con conocimiento informático intermedio o avanzado, siendo eso el riesgo a posibles casos de robo de indentidad o acoso (por mencionar algunos problemas de cyber seguridad). Esto hace que la información en redes sociales no sea real, por recomendación de seguridad, a eso también agreguemos que la “vida” expuesta en redes sociales solo es una capa superficial, y en algunos casos muy lejana a la verdad, que hace la interacción aún más difícil a través de ella, cuan difícil es entablar una relación con alguien que solo te esta mostrando una apariencia de lo real, no sé, sería muy ásperamente fluido, bueno la rapidez de las relaciones en redes sociales es otro estudio.
    Muy buen artículo!

Deja tu comentario