Prevención escolar: Diabetes, obesidad e hipertensión

Ideas y recursos|

Lamentablemente, las enfermedades como la diabetes, la hipertensión y la obesidad son los males de nuestra época. El estilo de vida, los hábitos de alimentación y el estrés son causas comprobadas para ellas. ¿Qué podemos hacer desde la escuela para prevenirlas?

La obesidad favorece la aparición de enfermedades crónicas como la hipertensión y la diabetes. Estas enfermedades se llaman crónicas porque, una vez que se manifiestan, estarán presentes de por vida en la persona afectada. Además, pueden ser mortales si no se tratan adecuadamente. Pero, a diferencia de la diabetes y la hipertensión, la obesidad se puede revertir.

El aumento de las enfermedades crónicas se vincula directamente al estilo de vida de las personas. El sedentarismo y la mala alimentación son las principales causas de obesidad. Y la obesidad aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes y la hipertensión. Por esta razón, los hábitos saludables tienen que comenzar a desarrollarse desde los primeros años escolares.

Muchos se preguntan por qué es tan difícil combatir las enfermedades crónicas. Creemos que desde la escuela se puede hacer mucho para prevenirlas y es por esto que queremos ayudarte para que, si sufres alguna de ellas o necesitas orientaciones para ayudar a tus alumnos, los apoyes y puedan poner en práctica algunas cosas que los ayudarán a prevenir y llevar de mejor manera cualquiera de estos males. Recuerda: si padeces de alguna enfermedad, consulta a tu médico antes de realizar cualquier actividad.

Sugerencias:

  • Realizar actividades físicas frecuentemente. Como hemos visto en artículos anteriores, la actividad física es uno de los más grandes beneficios que le puedes dar a tu organismo. Te ayudará a mantener un metabolismo en óptimas condiciones. En el caso de que padezcas alguna enfermedad, recuerda preguntar a tu médico la intensidad con la que puedes realizar actividades físicas.

  • Buena alimentación. A muchos les duele este punto más que el hacer ejercicio, porque nos encanta comer. Recuerda que no se trata de dejar de comer, sino, ser equilibrado en lo que comes. Lamentablemente enfermedades como la diabetes, limitan en gran medida la mayoría de los alimentos, sin embargo, existen alimentos que poseen propiedades medicinales que ayudan a equilibrar la insulina como es el champiñón. Los libros “El poder medicinal de los alimentos” y “Súper alimentos” indican un gran número de alimentos que puedes consumir.

  • Salidas. No a través de redes sociales, sino, con amigos, al salir de tu casa, es que combates el sedentarismo y te ayudará a adquirir hábitos más saludables que estar todo el día en casa.

  • Si padeces de alguna de estas enfermedades, no dudes en leer. Ten cuidado con algunas páginas de Internet. Recuerda que no todo lo que vemos es cierto. Pregunta a tu médico, busca libros como los anteriormente citados. Verás que hay muchas cosas que te ayudarán a sobrellevar estas enfermedades, ayudar a otros y prevenirlas.

  • Instruyan a sus alumnos. Recuerden que alumnos sanos también tendrán una mente más sana. No ignoremos las afecciones del cuerpo ya que afectan en gran medida el aprendizaje de nuestros alumnos. Seamos modelos para ellos.

  • Por último, recuerda que tú tienes el control de tu cuerpo. Toma unos momentos y analiza tus estilos de vida. No es necesario que cambies todo lo que sabes que haces mal, pero da pequeños pasos que te ayudarán día a día a hacer grandes cambios. Muchas veces iniciamos dietas y actividades tan intensas que a los pocos días ya nos damos por vencidos y pasan meses o incluso años para intentar otra vez hacer lo mismo. Es mejor dar pequeños pasos pero que se mantengan en el tiempo que tratar de correr y no hacerlo más.

Más orientaciones…

Acerca del autor:

Profesor de Educación Física - Magíster en Educación con mención en Evaluación y Currículum. Universidad Adventista de Chile

Un comentario

  1. Marcelo. enero 15, 2018 en 10:20 - Responder

    Muchas gracias por el artículo.

Deja tu comentario