El papel de la familia en el éxito académico

Categorías: Escuela para padres|Etiquetas: , , |

“El involucramiento familiar es uno de los factores más incidentes en el éxito escolar de los niños” (Weiss, 2014).

La mayor parte de la conducta humana se adquiere mediante la observación de modelos; este es uno de los medios más potentes para transmitir conductas. Por este motivo es relevante generar conciencia respecto a la importancia que tienen los padres en el éxito de sus hijos. La influencia de la familia con seguridad incidirá de manera potente en la visión de vida que tengan los integrantes de ella, especialmente los más pequeños.

Es un hecho que la familia es la institución básica de la sociedad a través de la cual niños y niñas reciben los primeros aprendizajes valóricos (amor, respeto, responsabilidad, justicia entre otros).

En el libro Cómo formar hijos vencedores, la autora, Nancy Van Pelt, menciona: “Los padres que ganan y mantienen el respeto de sus hijos durante los primeros años serán respetados durante su adolescencia” y yo diría que lo más probable es que para toda la vida.

Desde pequeños, los seres humanos idealmente deberían sentir la seguridad de pertenecer a un grupo de personas donde se pueden compartir lazos de sangre, diversidad de momentos que formen su existencia, donde se puedan comunicar con respeto y libertad. Si es de este modo, lo más probable es que se sientan protegidos y crezcan con una autoestima saludable que redundará en una predisposición positiva al estudio generalmente; sin embargo, también existe la posibilidad de que el entorno familiar no sea el adecuado, ya sea por diferencias de los adultos, un divorcio, maltrato físico, psicológico o verbal hacia el niño o entre ellos. También puede suceder que la economía del hogar sea precaria y esto seguramente afectara en el rendimiento académico en la escuela, por la inseguridad que esto genera en su conducta y su autoestima. En esta línea de la vida, donde ya se mueven en otros espacios como la escuela, los profesores deben estar atentos al rendimiento académico de sus alumnos para poder determinar las consecuencias, que generalmente se originan en un entorno familiar no adecuado y disponer de personas especializadas para ayudar a solucionar los problemas de los estudiantes que están teniendo un bajo rendimiento académico.

Si logramos generar conciencia en las familias y estas asumen sus responsabilidades, tendremos una sociedad más plena y feliz, más dispuesta al éxito y mejor preparada para enfrentar cualquier tipo de adversidad que se presente.

Acerca del autor:

Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades. Universidad de la Frontera. Chile.

2 Comentarios

  1. Anónimo abril 11, 2018 en 18:22 - Responder

    Querida Vanesa… Con certeza seguir los planes de Dios siempre será la mejor opción. Ojala podamos generar algún tipo de conciencia social en nuestro medio más cercano. Un gran abrazo y éxito en todas las cosas.

  2. Vanessa Plasencia abril 10, 2018 en 20:39 - Responder

    ¡Muy interesante! Si cada familia siguiera el plan de Dios tendríamos familias exitosas que sean una luz al mundo.

Deja tu comentario