7 cosas que deberías saber acerca de las clases invertidas

Por |2018-09-24T09:49:13+00:0014-Sep, 2018|Ideas y recursos|

Ideas para que los docentes implementen el novedoso formato de la clase invertida con sus estudiantes.

1. ¿Qué es una clase invertida?

Una clase invertida (en inglés, flipped classroom) es un modelo pedagógico que se aparta de la típica clase teórica o magistral. En la clase invertida, la tarea asignada se invierte en orden. Es decir, los alumnos reciben la teoría antes de asistir a clases, por medio de objetos digitales de aprendizaje (ODA), tales como videos, infografías, audios y otros documentos digitales. Luego, el tiempo de clases se dedica a debatir lo aprendido, realizar ejercicios, desarrollar proyectos integrados, y otras actividades de tutoría. El momento teórico previo de una clase invertida se presenta, generalmente, en forma de una videoclase preparada por el profesor o instructor, publicada online en algún sitio web o repositorio que los alumnos deberán ver antes de asistir a la institución escolar.

2. ¿Cómo funciona?

No existe una fórmula única para la clase invertida. Generalmente puede abarcar cualquier estructura que provee un marco teórico previo en forma de videoclase o similar, seguido de un momento de ejercitación o práctica en clase. La dinámica podría ser la siguiete: Los alumnos observan videos cortos, de entre 5 y 7 minutos cada uno, e inmediatamente después contestan un cuestionario online para autoevaluarse (El test automáticamente les devolverá el resultado de su desempeño. Los alumnos pueden reproducir los videos todas las veces que lo consideren necesario para clarificar los puntos teóricos principales). Luego, en clase, el profesor moderará una discusión y convertirá la clase en un taller para crear, colaborar y poner en práctica lo aprendido fuera del salón de clases.

3. ¿Quiénes las utilizan y quiénes las preparan?

El modelo de la clase invertida puede utilizarse en todos los niveles de enseñanza. Si bien requiere que el profesor se entrene previamente en la producción y edición de videos sencillos, también permite que los alumnos vayan aprendiendo a su propio ritmo, pues al ser videos cortos, pueden reproducirlos por partes o saltearse los que ya han visto.

4. ¿Por qué son importantes?

En el modelo de clases tradicional los alumnos a menudo tratan de entender lo que el profesor dice. No pueden detener o interrumpir constantemente la clase magistral, y por lo tanto, se pierden puntos clave del discurso mientras intentan tomar apuntes. En cambio, pueden pausar y reproducir varias veces los videos. También existe la opción de subtitularlos para favorecer a los alumnos con discapacidad auditiva o aquellos cuya lengua nativa no es la del profesor.

5. ¿Cuáles son las desventajas?

Una clase invertida efectiva requiere una cuidadosa preparación. Grabar videos para cada clase implica más esfuerzo y tiempo de planificación. Además, los ODA deben integrarse perfectamente con las actividades a desarrollar en la clase presencial, para lograr así la mayor motivación y comprensión del modelo por parte de los alumnos. La clase invertida significa más trabajo y el desarrollo de nuevas competencias por parte del instructor.

6. ¿Hacia dónde se dirige este nuevo modelo?

A medida que las clases invertidas se hagan más populares, también irán surgiendo nuevas herramientas para dar apoyo a la parte del currículo que se realiza fuera del aula. En particular, el desarrollo de las nuevas tecnologías de dispositivos móviles permitirá que los alumnos accedan a una gama más variada de recursos en la palma de sus manos, aumentando el tiempo que dedican a aprender.

7. ¿Cuáles son las implicaciones de enseñanza-aprendizaje?

La clase invertida constituye un cambio de paradigma para los docentes, quienes deben ceder su posición central al frente de una clase en favor de un proceso más colaborativo y cooperativo, donde se constituyen en moderadores y guías de la enseñanza. Esto trae aparejado un cambio en el papel del estudiante tradicionalmente pasivo que se limita a recibir información. La clase invertida coloca sobre las espaldas de los alumnos una mayor responsabilidad por su aprendizaje, ya que los anima a involucrarse más activamente en el proceso y la experimentación.

Lo particularmente beneficioso de este nuevo modelo es que reordena las prioridades: no se trata simplemente de desarrollar un contenido teórico sino de dominarlo en la práctica.

Experiencia

Hace dos semanas que Adrián cursa un taller de diseño de jardines, en el marco de una clase de ciencias naturales. Antes de cada clase presencial mira algunos videos cortos grabados por su instructor. Cada video incluye un breve cuestionario online que le brinda una retroalimentación inmediata de lo aprendido, para que no pierda ningún punto esencial. Hoy, al llegar a clases, mira la agenda en la pizarra. Durante los primeros 30 minutos se discutirá en grupos pequeños cómo aplicar a sus proyectos de grupo los conceptos vistos en los videos acerca del microclima y del control de plagas. El profesor visitará cada grupo para contestar preguntas.

El proyecto del grupo de Adrián pretende rediseñar un jardín urbano para que sea a la vez atractivo y fuente de alimentos para el hogar. El proyecto es parte de un proyecto más ambicioso de toda la clase, que espera reclamar un terreno municipal en desuso y construir una huerta comunitaria.

-Creo que deberíamos conseguir frutos rojos resistentes a las plagas -señala una compañera mirando el esquema que han dibujado hasta el momento. El profesor, al mirar el diseño, señala:

-Busquen en los catálogos de semillas que tengo sobre mi escritorio.

En la segunda mitad de la clase, un representante de cada grupo toma una caja y un rectángulo de telgopor (poliestireno expandido). La caja contiene algunas tachuelas, hojas envueltas en plástico transparente y un cuadro de clasificación impreso en una hoja. La tarea es clasificar las hojas según la plaga o la deficiencia nutricional que presentan y pincharlas en el casillero correcto de la tabla. El profesor está al alcance para contestar preguntas, desafiar la clasificación de algunos grupos y revisar las tablas.

Mientras se retira, Adrián reflexiona acerca de las actividades de la clase y concluye que ha aprendido mucho más acerca de las plantas de lo que hubiese podido aprender sentado escuchando una clase.

Traducido y adaptado de educause.edu

Acerca del autor:

Gerencia de Educación de Editorial ACES. Edita y distribuye libros de texto, recursos didácticos y contenidos digitales para la red de Educación Adventista de Sudamérica.