Sexting: peligros en la red

Categorías: Escuela para padres|Etiquetas: , , |

Sexting: Peligros en la red

El sexting y el robo de identidad son más comunes de lo que se piensa. Ante estos nuevos peligros de la tecnología, la escuela y la familia deben estar alertas y colaborar para hacer de Internet un lugar virtualmente más seguro.

En los últimos 50 años, las familias, las escuelas y las sociedades en general han experimentado el impacto de los cambios tecnológicos. Nuestro entorno actual incluye obligatoriamente relacionarnos con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Lamentablemente, las TIC, al igual que cualquier tecnología, también implican ciertos peligros y, como padres, tutores y/o maestros, debemos estar atentos para poder evitarlos o combatirlos adecuadamente.

Qué es

Proviene del acrónimo inglés (una sigla que se ha convertido en palabra) formado por sex y texting. Es decir, se trata del contenido íntimo o sexual, generado por un usuario, generalmente a pedido de otro, que puede derivar en el intercambio de imágenes o videos explícitos entre ambos. El gran peligro es que todo lo que circula electrónicamente es imposible de controlar. Una vez que se ha enviado un sexting, el usuario emisor no podrá recuperarlo nunca más, por lo que su intimidad quedará expuesta. Esto puede provocar graves consecuencias en las personas.

Si bien el sexting comenzó entre los usuarios adolescentes y jóvenes, no es un fenómeno exclusivo de estos grupos. Las estadísticas oficiales revelan que el sexting entre usuarios adultos es superior al sexting entre jóvenes.

Cómo evitarlo

  • No compartir información o fotografías íntimas con ningún usuario, aunque sea conocido o familiar.

  • Las imágenes y videos enviadas pueden ser interceptadas por terceros.

  • Eliminar las imágenes íntimas de las redes sociales y los sitios públicos.

Recomendaciones

  • Si recibimos imágenes o mensajes de sexting, bloquear inmediatamente al usuario emisor en las redes sociales.

  • Conversar del sexting con los miembros de la familia que utilizan las TIC. Hablar abiertamente y sin prejuicios, explicándoles los riesgos a los que se exponen al difundir imágenes íntimas.

  • No participar del intercambio de imágenes o conversaciones sexting.

  • Tener presente que la difusión de imágenes privadas que involucran a personas menores de edad es un delito.

Robo de identidad

Si no se toman las medidas preventivas necesarias, toda información que viaja por la web corre el riesgo de ser interceptada por terceros. Además, aunque la información viaje cifrada o codificada, también existen personas que trabajan para descifrar esos mensajes. Los llamados hackers intentan obtener los datos personales, contraseñas y accesos a las cuentas online de los usuarios para así suplantar la identidad de ellos. Es un delito hacerse con la información personal de un usuario sin su consentimiento.

Prevención

  • Evitar abrir correos electrónicos de remitentes extraños.

  • No hacer click en enlaces que se reciban de correos electrónicos de origen dudoso.

  • Usar contraseñas complejas, compuestas por mayúsculas, minúsculas, números y símbolos. Por ejemplo: yK@’ 7jS

  • Evitar utilizar computadoras de uso público para entrar a cuentas bancarias o información personal.

  • Instalar un programa antivirus en la computadora o dispositivo personal para evitar el robo de información mediante un virus informático.

Recomendaciones

  • Denunciar inmediatamente el robo de identidad ante las autoridades, y además anunciarlo en las redes sociales. Denunciar el número de la tarjeta de crédito robada, de qué banco es, etc.

  • Algunos sistemas y servicios online ofrecen la posibilidad de configurar un alerta de fraude para avisar al usuario un comportamiento anormal que podría ser provocado por un hacker. Esto evitará que el ladrón continúe robando información personal. También es una buena medida cambiar las contraseñas de vez en cuando y no utilizar la misma contraseña para todos los servicios o cuentas online.

  • Cerrar inmediatamente las cuentas online que fueron robadas.

Papel de la familia

La familia puede colaborar en la prevención, por eso debe:

  • Interiorizarse. Los adultos deben conocer qué cuentas y servicios tienen sus hijos en la web. No es necesario que sean “amigos” en Facebook, pero sí deberían saber con quiénes conversan y a quiénes aceptan como “amigos” en sus redes sociales. El control parental es fundamental para evitar el sexting y el robo de identidad.

  • Establecer normas. Explicar a los usuarios que no deben compartir datos personales en ningún momento y con ningún usuario, tal como su número de documento de identidad, su teléfono, o incluso la institución educativa a la que asisten. Ante la duda, inmediatamente deben preguntar personalmente a sus padres o a algún adulto de confianza si pueden compartir cierta información online y con quién.

  • Hablar. Mantener el diálogo permanente y abierto. Tener una actitud proactiva como padres evitará muchos riesgos y problemas.

  • Aconsejar. Demostrar apoyo, explicar que no se trata de control sin sentido, sino que la prevención es para el bien de la familia. Hacerlos sentir seguros, protegidos y contenidos en el mundo real colaborará para que se muevan con seguridad en el mundo virtual.

  • Inculcarles los hábitos de restringir y de elegir. Nadie debería aceptar como “amigo” en redes sociales a alguien que no podría ser su amigo en el mundo real. Los usuarios deben elegir sabiamente quiénes son sus contactos en la red. Restringir el acceso a imágenes y contenidos solamente a los amigos.

Papel de la escuela

La escuela puede tomar las siguientes medidas preventivas:

  • Atención. Ayudar a distinguir los peligros que implica navegar por ciertos sitios web y/o redes sociales.

  • Educación. Colaborar para que los niños, adolescentes y jóvenes tomen conciencia de que el buen uso de las TIC ayuda a la formación y la construcción del conocimiento.

  • Pensamiento crítico. Fomentar una actitud crítica ante el caudal de información recibida.

  • Diálogo. Explicar cuáles son los riesgos más frecuentes y cómo actuar en estos casos.

  • Formación. Los docentes deberían tener capacitación previa en TIC para que ayuden a los alumnos a entender, criticar sanamente, usar y controlar la información que reciben.

Lo que pasa en el mundo virtual también es real

Acerca del autor:

Licenciada en Psicopedagogía, Universidad Adventista del Plata. Asistente en Gerencia de Educación y Portal de Educación, ACES.

Deje su comentario