Las dimensiones del ser humano

Por |8-Nov, 2019|Artículos varios|

Las dimensiones del ser humano

Las ciencias humanas están en constante desarrollo y existen diversos tipos de enfoque o abordajes a su objeto de estudio: el ser humano. Años atrás se hablaba de la caja negra humana, como una metáfora para concentrarse en el comportamiento visible, sin dar tanta importancia a lo que pase dentro de la caja (en este caso, dentro del ser humano). Por otra parte, existen enfoques que se concentran principalmente en lo que se esconde dentro como motivo del comportamiento externo.

Una propuesta de abordaje integral y de impacto de vida

Actualmente, los enfoques se enmarcan en ver al ser humano en su integridad. Somos sujetos complejos, no podemos analizar una parte, sino el todo. Es importante el comportamiento visible, como también lo que lo ocasiona. Es importante analizar el contexto, las relaciones o incluso las creencias del sujeto. Elena de White ya describía al ser humano como un ser integral, que debe ser abordado de esa manera.

Entre los diferentes enfoques pedagógicos existentes, el modelo educativo sociocomunitario productivo que está aplicándose en Bolivia ha realizado algunos aportes importantes, como el hecho de ver al estudiante en cuatro dimensiones, para su abordaje, enseñanza y evaluación:

  • Dimensión del ser. Es donde se consideran las actitudes, los sentimientos, los valores y la espiritualidad del estudiante. La Educación Adventista trabaja con ímpetu estos dos últimos elementos. Es una dimensión reflexiva que toma en cuenta la esencia personal de cada estudiante.

  • Dimensión del saber. Es conceptual y abstracta. Refiere a la capacidad de relacionarnos con el conocimiento y los saberes propios y ajenos de manera crítica, reflexiva y propositiva. Podemos ver lo que se conoce o lo que se ha logrado aprender.

  • Dimensión del hacer. En esta dimensión se desarrolla la práctica. Todo debe ser vivencial, debe experimentarse, se deben desarrollar habilidades que puedan ser aplicables a la vida. En muchos casos se puede enseñar desde la práctica, para luego teorizar junto con los estudiantes.

  • Dimensión del decidir. Es la dimensión de impacto en la vida, en los valores, las ideas y decisiones del estudiante. ¿Qué hará el estudiante con el conocimiento nuevo que ha aprendido o que ha vivenciado? Cualquier conocimiento nuevo debe llevar a la reflexión y a la toma de decisiones. Esto es crecimiento personal con conciencia de comunidad y amor por el prójimo.

Estas dimensiones pueden ayudarnos a entender mejor la integralidad de nuestros estudiantes. Como docentes, podemos encontrar el equilibrio teniéndolas en cuenta. Nuestra práctica dará como resultado un aprendizaje significativo, que irá desde lo que el estudiante conoce y es, lo que aprende teóricamente, lo que puede aprender experimentando o vivencialmente y finalmente lo que hará con el conocimiento aprendido.

Todo aprendizaje debe impactar en la vida de las personas de manera positiva, debe hacerlos crecer, y ese crecimiento debe llevar al mejoramiento como sociedad, y desde las aulas es posible causar ese impacto. Allí la gran importancia del papel del docente en la sociedad.

Acerca del autor:

Psicólogo, con especialización en Gestión Educativa y Recursos Humanos, actualmente se desempeña como Director de Educación de la Misión Boliviana occidental.

Un comentario

  1. David Hdz. V. noviembre 27, 2019 en 16:09 - Responder

    Gracias por el artículo. Creo que docentes y los que intervenimos en la formación de los estudiantes debemos estar en constante consciencia de las dimensiones del ser humano para impactar cada una de ellas. Desde luego, es una labor que para su eficiencia se precisa de la ayuda divina.

Deja tu comentario