La merienda escolar

Por |2018-09-13T13:39:13+00:0027-Abr, 2018|Artículos varios|

Sin duda, uno de los placeres más grandes en la vida, es el del gusto por los alimentos. Diferentes tipos de platillos que solo de verlos estimulan nuestros sentidos. Desde diferentes tipos de frutas, pastas, postres, etc.

Hemos sido bendecidos con la infinita variedad de sabores que podemos encontrar en la naturaleza. Y gracias a los avances e investigación de estos alimentos, la humanidad ha sido capaz de lograr resaltar y crear los platillos más codiciados. Sin embargo, no todo lo que sabe bien, nos hace bien. Alimentos ricos en azúcar o altos en sodio y grasas, son alimentos que estimulan nuestro sistema nervioso y crean dependencia hacia ellos. Mientras más alto sea el consumo de estos alimentos, más alta será la dependencia. Nuestro sentido del gusto tiene la capacidad de adaptarse y tolerar de mejor manera alimentos que probamos frecuentemente. Por eso, es que a medida que tomamos té con azúcar, con el tiempo es muy fácil aumentar la cantidad de azúcar para endulzarlo. Lo mismo sucede con la sal. Los alimentos ricos en estas sustancias incluyendo diferentes tipos de grasa, son cada vez más conocidos como alimentos que perjudican nuestra salud a pesar del exquisito sabor que contienen. Estimulan enfermedades cardiovasculares, diferentes tipos de cáncer, depresión, obesidad, y muchas otras enfermedades. Estos estudios han demostrado que la ingesta de estos tipos de alimentos, son sin duda los principales causantes de estas enfermedades y aún más cuando se combinan con el sedentarismo.

Es muy fácil confundir realmente la necesidad de comer, con la ansiedad o falta de estos alimentos estimulantes. Tú eres la única persona que puede tomar el control sobre tu alimentación. Nosotros te invitamos a que tomes en cuenta que así como hay alimentos nocivos, también existen alimentos purificantes, ricos en antioxidantes, diuréticos y sabrosos. Alimentos como las frutas, diferentes vegetales, legumbres y cereales, entre otros, que ayudan a prevenir y controlar una enorme cantidad de enfermedades.

Cuando veas algún tipo de comida ricos en estas sustancias, recuerda lo que sabes. No se trata de dejarlos, sino de ser consciente de lo que comes y ser equilibrado en el consumo de ellos. Aprende a controlar tu ansiedad tomando agua, haciendo ejercicio, o realizando alguna actividad que te distraiga.

Que tus snacks comiencen a ser alimentos saludables y a medida que aprendes, pon en práctica lo que ya sabes. Tu cuerpo lo agradecerá enormemente y gozarás de un cuerpo y mente sanos y fuertes.

Acerca del autor:

Profesor de Educación Física - Magíster en Educación con mención en Evaluación y Currículum. Universidad Adventista de Chile

Deja tu comentario