Consejos creativos para tus clases – Parte I

Por |25-Oct, 2019|Ideas y recursos|

¡Hay demasiadas ideas creativas que se publican en las redes sociales! Créanme, soy la primera en probar todo lo que veo en Instagram y Pinterest. Creo que es fabuloso tener estas herramientas a mano y poder mejorar como docentes y personas.

Por Yanina Fus de Jiménez

Pero siempre existe un “pero” en todo, ¿no? Esas imágenes con filtros y encuadres perfectos podrían darnos la impresión de que son las estrategias que realmente funcionan. Después de todo, los estudiantes aman las actividades divertidas, las presentaciones llamativas y la música alegre. Todo es tan visual que comenzamos a creer que estamos ante un momento de aprendizaje. ¡Así es! ¡Por supuesto!

El problema, sin embargo, aparece cuando decidimos abandonar otras estrategias no tan visibles, aunque sean altamente efectivas. Las siguientes sugerencias que compartiré contigo son realmente muy sencillas de implementar, son gratuitas y altamente efectivas, son creativas y tan abundantes que todos tus estudiantes podrán beneficiarse.

Pero antes de sumergirnos, déjame contarte algo acerca de mí:

Me llamo Yanina, soy una maestra multigrado y vivo en Illinois, Estados Unidos. Soy diseñadora curricular y actualmente estoy cursando un doctorado en Educación. Me encanta incorporar los descubrimientos de las neurociencias en mis clases de la forma más práctica posible. Disfruto creando unidades pedagógicas para aplicar todas las estrategias didácticas y comentarlas en redes sociales, en seminarios ¡y en mi podcast! Amo la vida simple y caminar descalza por mi granja con mis hijos y mis animales. ¡Soy una chica del campo!

Ahora sí, ¡a sumergirnos!

¿Qué son los consejos para el cerebro?

Yo llamo así a las muchas estrategias gratuitas y fáciles que podemos implementar en el aula y que son altamente efectivas. Algunas de ellas son la música, el movimiento, los vínculos emocionales, la imaginación, los recursos mnemotécnicos, narración de historias, relevancia, amor, cambio, naturaleza, pausas frecuentes, revisión, reinicio, lectura, dar, esperar, silencio, paredes, arte, alabanza, dormir, enseñar, hacer menos, humor y muchas más. Estoy agregando nuevas estrategias constantemente en mi Instagram.

El órgano con el que más trabajamos es el cerebro. Lo utilizamos como docentes y también lo utilizan nuestros estudiantes.

Conocemos acerca del poder de la música y el movimiento y deberíamos usarlos constantemente. Pero al hacerlo, no podemos olvidar otras estrategias poderosas. Por ejemplo, el poder de las paredes de nuestro salón. Las paredes pueden ser el tercer maestro. Me sorprendió descubrir que las paredes podían afectar la concentración y distraer, pero no sabía que en realidad pueden enseñar más de lo que imaginamos. Los muros deberían reflejar y celebrar el aprendizaje de nuestros estudiantes y su diversidad. Las paredes deben invitar a los estudiantes a ser creativos, curiosos y arriesgados. Encuentra un equilibrio entre colores brillantes y apagados. Evita cubrirlas completamente con posters o colores demasiado chillones. A nuestro cerebro le gustan los patrones, incluso en las paredes. Trata de que las paredes no se vean atiborradas sin seguir un patrón. Las paredes afectan nuestra memoria, nuestra concentración, nuestras emociones, nuestro estado de ánimo, claridad mental y niveles de energía.

No voy a darte una receta para decorar tu aula, porque tú sabes lo que es mejor y lo que tus estudiantes necesitan. Debes hacer lo que funciona mejor para ti y tu clase. Pero deseo inspirarte para que visualices la enorme variedad de estrategias simples, gratuitas y poderosas que puedes utilizar en tu salón de clases.

Al usar estas estrategias y consejos verás cómo tus estudiantes se involucran y alcanzan nuevos niveles de aprendizaje sin tener que hacer grandes transformaciones. Quiero que sepas que existen muchísimas estrategias adaptadas para los cerebros infantiles. Te invito a intentar cosas nuevas y ver cómo funcionan en beneficio de tus alumnos. Hay un sinfín de cosas súper efectivas que puedes emprender. Debemos ser intencionales y tratar de implementar la mayor cantidad posible de estrategias y evaluarlas objetivamente para descubrir si nuestros estudiantes realmente se están beneficiando.

Más estrategias

Otro elemento que juega un papel significativo en la clase es la iluminación. Las luces afectan nuestra concentración, productividad, relajación, humor y estado general. ¿Cuándo quieres que tus alumnos estén activos y sean altamente productivos? ¿Por la tarde o por la mañana? Puedes elegir qué luces encender, dependiendo de los niveles de energía que quieres ver en tus estudiantes.

En mi clase, justo después de almorzar, evitamos las luces brillantes para que podamos disfrutar de la lectura en calma. Pero después de ese momento las enciendo para que podamos finalizar la jornada bien alto antes de regresar a casa. Puedes intentar algo diferente, pero ten en cuenta cómo afectan las luces a tus alumnos. Prueba cosas nuevas, estudia sus efectos y sigue mejorando para beneficiar a tus estudiantes.

Aclaración. Las pantallas iluminadas afectan las regiones cerebrales que procesan emociones, las que controlan la atención, la toma de decisiones y el control cognitivo, si la exposición va más allá de las 2 horas diarias.

Otro consejo, aunque te parezca que los estoy compartiendo en forma aleatoria. El ambiente del aula y las instrucciones afectan a tus estudiantes. Por eso, debes ser intencional y perspicaz en todo lo que haces dentro del aula. Toma nota de las siguientes estrategias que afectan a tus estudiantes cognitiva y emocionalmente.

¡Sonríe! Cuando sonreímos, los estudiantes se sienten seguros, valorados y amados. Las sonrisas promueven la creatividad y la productividad. ¿No es lo que deseamos? Sonreír te hace más cortés, simpático, despreocupado y competente. Lo que más me gusta de estos consejos es que son gratis y fáciles de practicar, pero logran enormes resultados.

Otro consejo que da enormes resultados cognitivos, pero que no viene con confeti es dar a tus estudiantes el tiempo y el espacio para preguntar. ¡Sí! Deja que tus alumnos te pregunten. Para ellos, el porqué es más importante que la lección. Cuando te formulan todo tipo de preguntas están manifestando qué es lo que realmente les interesa y cómo piensan. Después de tu explicación, pídeles que escriban al menos 10 preguntas que les surgieron a ellos o a sus compañeros. Puedes responderlas la próxima clase o leerlas al azar para que discutan posibles respuestas como grupo. Puedo garantizarte que la experiencia de aprendizaje alcanzará otro nivel.

Y hablando de subir niveles de aprendizaje, veamos qué pasa cuando permitimos que nuestros estudiantes nos enseñen. Ellos aprenden mejor cuando enseñan.

Continuará…

Acerca del autor:

Gerencia de Educación de Editorial ACES. Edita y distribuye libros de texto, recursos didácticos y contenidos digitales para la red de Educación Adventista de Sudamérica.

Deja tu comentario