Día Internacional de la Tierra

Categorías: Efemérides|Etiquetas: , , , |

El 1º de mayo de 2009 la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) establece celebrar el 22 de abril como el Día Internacional de la Tierra. Esta iniciativa busca reconocer que la Tierra y sus ecosistemas son nuestro hogar, y señalar que para tener equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la naturaleza y el planeta.

Tema para 2016: Los árboles para la Tierra

El Día de la Tierra comenzó a celebrarse en los Estados Unidos de América en 1970. Se estableció con el fin de ampliar y diversificar el movimiento ambiental en todo el mundo y movilizar a las personas de todas partes para construir un medio ambiente saludable y sostenible, preparado para enfrentar los cambios climáticos. Se intenta proteger la Tierra para las generaciones futuras. El objetivo de este año se propone plantar 7,8 millones de árboles en los próximos 5 años.

¿Por qué los árboles?

  • Los árboles ayudan a combatir el cambio climático.
  • Absorben el exceso perjudicial de CO2 de nuestra atmósfera. De hecho, en un solo año, media héctarea de árboles maduros absorbe la misma cantidad de CO2 producido por la conducción promedio de un automóvil, que es de unos 42 000 kilómetros.
  • Los árboles nos ayudan a respirar aire limpio.
  • Los árboles absorben los olores y los gases contaminantes (óxidos de nitrógeno, amoníaco, dióxido de azufre y ozono) y las partículas de filtro del aire atrapándolos en sus hojas y su corteza.
  • Los árboles nos ayudan a contrarrestar la pérdida de especies.
  • Mediante la plantación de los árboles adecuados, podemos ayudar a contrarrestar la pérdida de especies, así como proporcionar una mayor conectividad del hábitat entre los fragmentos forestales regionales.
  • Los árboles ayudan a las comunidades y sus medios de vida.
  • Los árboles ayudan a las comunidades a lograr la sostenibilidad económica y ambiental a largo plazo y proporcionar los alimentos, la energía y los ingresos.

Texto adaptado de: http://www.un.org/es/events/motherearthday/

“Adán y Eva estaban encargados del cuidado del jardín, para que lo guardaran y lo cultivaran. Aunque poseían en abundancia todo lo que el Dueño del universo les podía proporcionar, no debían estar ociosos. Se les había asignado como bendición una ocupación útil, que había de fortalecer su cuerpo, ampliar su mente y desarrollar su carácter” (Elena de White, La educación, p. 20).

 

Acerca del autor:

Psicopedagoga. Magíster en comprensión lectora y producción de textos. Universidad Andrés Bello, Chile. Portal de Educación Adventista. Editorial ACES. Buenos Aires, Argentina.

Deje su comentario