Resiliencia, una característica necesaria para el ser humano del siglo XXI

Categorías: Artículos varios|Etiquetas: , , , , |

En la actualidad es fácil encontrarse con personas o comunidades que viven insertas en un entorno que favorece la generación de estrés o experimentan situaciones de tragedias, pérdidas, sufrimiento, adversidad, entre otros. Los profesionales de la salud y educación han notado un aumento en la frecuencia de situaciones complejas que exponen al ser humano a niveles altos de estrés. Pero ¿qué hacer frente a una realidad tan compleja como la que vivimos hoy? Precisamente las principales preguntas formuladas por los investigadores sociales en los últimos años en esta área se relacionan con el problema de la determinación del enfrentamiento exitoso al estrés y a la adversidad. Acuñando el término RESILIENCIA.

Es interesante analizar dos elementos importantes que la resiliencia posee: la resistencia o capacidad de proteger su propia integridad frente a los efectos de estrés o tensión negativos y la elasticidad o flexibilidad para proseguir el desarrollo de los procesos constructivos. Los cuales se desarrollan en relación a los factores involucrados en el proceso.

Factores que inciden en el desarrollo de la Resiliencia.

  • Factores internos: Son aquellos que existen en el ser humano y una vez fortalecidos, se refuerza esta capacidad de resiliencia, aumentando las posibilidades de poder enfrentar situaciones límite. Algunos de estos factores son: la autoestima, el optimismo, la fe, la confianza en sí mismo, la responsabilidad.
  • Factores externos: Son aquellos que acompañan al ser humano tales como los factores económicos, psicológicos, familiares, histórico-sociales que presentan un entramado complejo y singular.

Ambos tipos de factores son determinantes. Además del desarrollo de factores internos los apoyos externos son necesarios. Sin embargo, si la autoestima es baja o no se conjuga bien con las destrezas sociales, o si la esperanza no se canaliza de la mejor manera y si se le quita al individuo el apoyo externo, se complejiza que la persona sometida a altos niveles de estrés pueda lograr enfrentar la situación de manera resiliente. Cabe mencionar en este contexto que aquellas personas que tienen una firme convicción de “FE” y saben que no luchan solos es más confían en que existe alguien que siempre les apoya incondicionalmente; tienen mayor probabilidad de manifestar resiliencia frente a una situación tal.

Jesús dijo:  “…Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”

Mateo 28:20

En épocas como esta, cuando el dolor ajeno ya no importa y el ser humano se enajena del “otro”, cuando la soledad abruma y las personas disminuyen su capacidad de enfrentar situaciones adversas. Es necesario reflexionar en la importancia y la esperanza de construir mejores alternativas para el ser humano a partir de la resiliencia en acciones sociales, espirituales, educativas y de salud que abarquen a las personas de todas las edades, desde la primera infancia hasta la tercera edad; a familias e, incluso a las comunidades promoviendo y reforzando sus características resilientes.

 

Mg. Maritza Guzmán Matamala

Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades

Universidad de la Frontera

Chile

 

 

Acerca del autor:

Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades. Universidad de la Frontera. Chile.

Deja tu comentario