La mayor satisfacción de un docente

Categorías: Artículos varios|Etiquetas: , , |

Satisfacción docente

Pasamos tiempo planeando clases, tomando notas, preparando temas de exámenes, evaluando a los alumnos.

Pero, ¿qué es lo que produce verdadera satisfacción en los docentes; además del deber cumplido, de la tarea bien hecha al final del día o al finalizar el año escolar?

Destacamos pequeñas cosas que han mencionado unos profesores, las cuales les causan verdadera satisfacción a lo largo de su carrera como docentes de aula.

Una maestra de Nivel Inicial expresó que -entre las cosas que le produce verdadera satisfacción de su profesión- es ver la cara de sorpresa de sus alumnos cuando les presenta una nueva propuesta, un nuevo contenido, ver el brillo en sus ojos; esa mezcla de picardía y curiosidad por saber qué va a enseñar ese día la maestra.

Otras más experimentadas expresaron que en los primeros grados uno ve realmente el trabajo del docente, es en esos años que se puede constatar el aprendizaje de los alumnos. “Lo más gratificante es que aprendan a leer y escribir” fueron las palabras de una maestra, que entre suspiros recordaba su paso por el primer grado.

La mayoría de los docentes coinciden en que no hay mayor satisfacción que ver a tus ex alumnos convertidos en personas de bien, profesionales, construyendo sus vidas; y pensar que uno fue parte de esa preparación. Que en cierta época de la vida de esa persona fuimos protagonistas de su historia, y que contribuimos en mayor o menor medida en la formación de esa persona que va transitando esta vida.

Cómo no sentir afecto por esas personitas que día a día asisten a clases esperando aprender algo nuevo, cómo no sentir emoción al ver que todo el esfuerzo empleado en la preparación de las clases ha dado buenos frutos.

Sin dudas los alumnos dan muchas satisfacciones a los maestros, y los maestros dejan huellas imborrables en el corazón y la mente de sus alumnos.

La verdadera educación significa más que la prosecución de un determinado curso de estudio. Significa más que una preparación para la vida actual. Abarca todo el ser, y todo el período de la existencia accesible al hombre. Es el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales. Prepara al estudiante para el gozo de servir en este mundo, y para un gozo superior proporcionado por un servicio más amplio en el mundo venidero (La Educación, capítulo 1)

Acerca del autor:

Docente. Escribe desde Paraguay.

Deje su comentario