Efectos de los medios audiovisuales

Categorías: Artículos varios|Etiquetas: , , |

Efectos de los medios audiovisuales

Los medios audiovisuales no son malos en sí mismos. Su uso puede convertirlos en algo bueno o malo.

¿Tiene algo de bueno la televisión? que es un invento maravilloso, nadie lo puede negar. La globalización empezó con el descubrimiento de América pero con los medios de comunicación masivos se ha desarrollado de una manera incontrolada. Hoy día este medio de comunicación de masas forma parte de nuestro mundo, de nuestras vidas, y es difícil ignorarlo. Pero tal como ha ido evolucionando y en lo que se ha convertido, parece un imposible, o más bien es un reto, pensar que podemos sacar provecho de ella, y que se puede también educar usando la televisión.

Los que estudiamos la televisión y vivimos con ella nos resulta difícil mantener esta dicotomía si valoramos los contenidos que actualmente se ofrecen.

No podemos convivir con ella y denostarlas a la vez sin estar locos. Pues por que no aprendemos a vivir con ella y a sacarle todo lo bueno que tiene, si es que lo tiene.

La realidad actual, es que los medios audiovisuales se han convertido en la primera alternativa de ocio de toda la familia y especialmente para los niños. Hay estudios que demuestran que nuestros niños y jóvenes al llegar a casa lo primero que hacen es encender la tele o el computador, antes de estudiar o jugar con otros niños. Es también la tercera alternativa para nuestros jóvenes con mucha diferencia sobre las demás opciones y debemos reconocer que para muchos adultos también.

Ante estas realidades y muchas otras que cada uno sabe, sólo nos queda una opción saber como vivir con los medios audiovisuales sin que lleguen a ser el centro de nuestras vidas. Siendo el consumo de televisión e Internet cada vez más indiscriminado, ya que esa es la realidad aunque algunos no quieran reconocerlo, el mayor peligro es consumir una programación sin selección previa, motivo por el cual el daño psíquico, moral y hasta físico que niños y adultos pueden sufrir es cada día mayor.

Cómo podemos conseguir que padres y niños valoren en su medida justa el valor de los medios audiovisuales. Para poder utilizarlos como un elemento formativo tecnológico y que no ocupe un papel casi humano en su función de niñera y educadora.

¿Cómo actúan en el cerebro las imágenes y los contenidos televisivos? ¿Cómo podemos utilizar la televisión como un elemento educativo? ¿Cómo lograr que nuestros hijos aprendan a usar bien la televisión, y lo enseñen así a sus propios hijos?

Podemos hablar de dos efectos que tiene la televisión:

  • El efecto mimético: Las personas expuestas a grandes dosis de violencia pueden llegar a ser más agresivos o al menos a desarrollar actitudes favorables ante la violencia. Los jóvenes más violentos son los que consumen más violencia.

  • El efecto de la insensibilización: Los espectadores y sobre todo los niños expuestos a la violencia o al sexo son menos sensibles a la realidad, al sufrimiento ajeno y menos solidarios y consiguen alterar su percepción entre lo real e irreal.

La eterna cuestión de que si la sociedad imita a los medios o si éstos reflejan lo que sucede en la sociedad es absurda, porque se da la imitación. Cuando en un programa con la intención de informar expone todos los detalles de un suceso el propio medio se convierte en un multiplicador del hecho en sí y genera en el telespectador un efecto llamada, especialmente a aquellos más sensibles.

Tan importante es el tema, que los expertos han denominado este fenómeno como la telebasura que se alimenta de todas la bajezas del hombre, las hace públicas y nutre al espectador con todo aquello que la sociedad por principio rechaza. Haciendo pasar la conducta rechazable y anormal como normal y da a entender que la sociedad lo acepta así.

En el próximo artículo hablaremos de cómo aprovechar la televisión en casa, en la escuela e intentaremos dar una orientación para su uso.

Acerca del autor:

Doctor en Comunicaciones, Máster en Producción Digital. Especialista en TIC y Docente en Nuevas Tecnologías para la Comunicación. Mail: contacto@antoniolerma.es

Deje su comentario