¿Cuánto tiempo?

Categorías: Artículos varios|Etiquetas: , , , |

En la actualidad, prácticamente todo adolescente cuenta con un teléfono celular propio. No hablaremos de marcas, modelos ni aplicaciones. Solo mencionemos el dispositivo en sí. Los tiempos han cambiado, es verdad, ahora es necesario estar más comunicados, porque los padres pasan poco tiempo en casa y los hijos necesitan informar horarios de llegada, de salida, avisar si llegan más tarde, si van a otro lugar luego del colegio. Son diversos los factores que hacen del celular una necesidad.

Lo malo no es el celular, ninguna tecnología es mala en sí misma. Lo malo es abstraerse del mundo real, estar solamente conectado con el mundo digital, tanto que parezca que lo que sucede alrededor no tiene importancia. Algunos adolescentes están más pendientes de cuántos “me gusta” reciben sus fotografías o comentarios, que de las buenas calificaciones que obtienen en la escuela.

La tecnología no es mala, siempre que se le dé el uso correcto. Los padres deben asumir su responsabilidad ante los problemas que enfrentan sus hijos. La competencia por tener el mejor dispositivo, el más costoso, el que está de moda, genera sentimientos negativos como la envidia, el orgullo y la codicia. Generalmente estos sentimientos no se manifiestan exteriormente y, como la mayoría de los padres no acceden a comprar el dispositivo que “todo el mundo quisiera tener”, entonces algunos adolescentes hasta caen en la delincuencia para conseguirlo. Y no estamos hablando de jovencitos de escasos recursos, sino de aquellos que tienen quizá un móvil de última generación, pero han visto que un compañero o amigo tiene uno “mejor” o “más moderno” y si los padres se niegan a complacerlos, puesto que siempre se les dio el gusto; se sienten con derecho a cometer actos de rebeldía y deshonestidad.

Es necesario orientar en el uso adecuado de la tecnología, establecer horarios y prioridades. Buscar la manera de entender que la tecnología está al servicio de las personas y no al revés.

Perla Carrera
Docente del Paraguay

Uso del celular en la cama

¿Ya te ha sucedido? Al inicio de la jornada, cuando suena tu despertador, tomas el teléfono móvil (¡muy probablemente también utilizas el celular para despertarte!) y, por inercia o necesidad, comienzas a revisar todas las notificaciones que aparecen en la pantalla. A partir de ese momento, sin percibirlo, quedarás conectado al ciberespacio durante todo el día.

Acerca del autor:

Docente. Escribe desde Paraguay.

Deje su comentario