Conductas congénitas

Categorías: Artículos varios|Etiquetas: , , |

Conductas congénitas

El ser humano no nace con emociones diferenciadas, viene con disposiciones genéticas y, durante su vida, va desarrollando las emociones como parte del proceso madurativo. La expresión facial de una emoción como el dolor (llanto) o la alegría (risa), entre otras, son actitudes corporales innatas, pero la forma como se manifiestan es aprendida.

Hay tres conductas congénitas que se presentan en los niños desde el nacimiento y que son básicas en su desarrollo: el sueño, el llanto y la sonrisa.

El sueño

bebé durmiendo
  • El recién nacido suele ocupar entre 16 y 18 horas para dormir. El resto del tiempo manifiesta estados diversos de nerviosismo y llanto y, en menor medida, el estado de alerta en reposo.

  • Durante los dos primeros años el patrón de sueño va transformándose hasta que el niño termina durmiendo casi todas las horas seguidas y por la noche.

  • Los estados de excitación, además de cambiar su frecuencia con el paso de tiempo, van adquiriendo características particulares para cada individuo.

Prestando atención a los ciclos del sueño podemos detectar anomalías en el sistema nervioso. Tal vez no hayas podido dormir lo suficiente desde el nacimiento de tu hijo/a, tal vez no tengas tiempo para lograr hacer los quehaceres de la casa. ¡No te desanimes! Cada día es una nueva oportunidad para agradecer por la familia que Dios te ha dado.

El llanto

bebé llorando
  • Es la primera forma de comunicación de los bebes y les sirve para decir que necesitan alimento, consuelo o estimulación.

  • Los acontecimientos que hacen llorar al bebe tienen que ver con necesidades físicas.

  • El llanto del niño genera en el adulto sentimientos fuertes de excitación fisiológica (ritmo cardíaco) e incomodidad en todas las personas. Es probablemente un efecto programado de forma innata para asegurar el cuidado y la atención que el bebé necesita para sobrevivir. Los padres terminan construyendo una cierta habilidad para reconocer no solo el llanto de su hijo, sino su causa específica.

Tengamos en cuenta que, aunque sean pequeños, nuestros hijos ya empiezan a formar su personalidad. Por eso es fundamental que los padres confíen en Dios como Consejero, para ser el mejor ejemplo para sus hijos.

La sonrisa

bebé sonriendo

Etapas en el desarrollo de la sonrisa:

  • Sonrisa refleja. Es una especie de mueca, se considera una respuesta fisiológica a un estado de bienestar.

  • Sonrisa espontánea. Surge ante el reconocimiento de objetos/panoramas interesantes y ante acontecimientos dinámicos y llamativos.
  • Sonrisa social. Se produce a partir de las interacciones con otras personas. La sonrisa se termina convirtiendo en el vehículo de las relaciones sociales del niño.

Jesucristo dijo: “Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos”. La sonrisa de un niño ablanda hasta el más duro corazón. Si nuestro bebé nos sonríe a menudo, naturalmente le devolveremos esa sonrisa, y todos juntos agradeceremos a Dios por las bendiciones que derrama en nuestra vida.

Acerca del autor:

Profesora de Nivel Inicial.

Deja tu comentario