Clima  organizacional

Categorías: Artículos varios|Etiquetas: , , |

Comprender la importancia que el clima organizacional tiene en el contexto de los nuevos conceptos de la gestión de componente humano en el mundo laboral en el que nos desarrollamos, no es solo necesario sino imprescindible. Hoy en día casi todas las organizaciones buscan un continuo mejoramiento del ambiente de trabajo, porque reconocen que así existe mayor probabilidad de alcanzar un aumento de productividad sin perder de vista el recurso humano.

El ambiente donde una persona desempeña su trabajo diariamente, el relacionamiento entre el personal de una organización, el trato que un jefe pueda tener con sus subordinados y otros factores más, puede convertirse en un obstáculo o una fortaleza para el buen desempeño de una organización.

El clima organizacional, a pesar de ser un factor difícil de cuantificar, es determinante para el logro de objetivos de las organizaciones. Según Gonçalves (2005) “el conocimiento del clima organizacional proporciona retroinformación acerca de los procesos que determinan los comportamientos organizacionales, permitiendo además, introducir cambios planificados tanto en las actitudes y conductas de los miembros, como en la estructura organizacional o en uno o más de los subsistemas que la componen. La importancia de esta información se basa en la comprobación de que el clima organizacional influye en el comportamiento manifiesto de los miembros, a través de percepciones estabilizadas que filtran la realidad y condicionan los niveles de motivación laboral y rendimiento profesional entre otros”.

Las palabras de Gonçalves nos invitan a reflexionar sobre un aspecto que parece ser simple pero que es de una trascendencia tan crucial para la organización, que puede desembocar en su éxito o ruina.

Las instituciones educativas a través de sus directivos deberían lograr dar el impulso necesario a cada persona en su quehacer educativo, logrando así la motivación en el individuo y este dando importancia a la tarea que realiza. Los beneficiarios son todos. La cadena invisible que se genera a través de un buen clima organizacional favorecerá las instancias de buenas prácticas educativas que tanto se requieren en nuestra actualidad y así la factibilidad de superación de la organización será mayor.

El clima organizacional impacta de manera positiva o negativa el comportamiento y lo predispone, por lo tanto no debería considerarse como una variable exógena, sino más bien como un activo intangible que afecta el equilibrio la organización. David (1997) menciona “mantener un Clima Organizacional sano es una variable prioritaria al momento de buscar nuevas estrategias de producción o promover cambios organizacionales”.

En síntesis, estamos insertos en el Siglo del Capital Humano y es tiempo de considerar y valorar a las personas ya que constituyen la mayor fuente de valor agregado de las organizaciones.

Mg. Maritza Guzmán Matamala

Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades

Universidad de la Frontera – Chile

Acerca del autor:

Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades. Universidad de la Frontera. Chile.

3 Comentarios

  1. Elena - Software Laboral Junio 8, 2017 en 14:21- Responder

    El clima laboral afecta mucho los resultados del trabajo, por lo cual se requiere un estudio de medición y entender las necesidades laborales del equipo e individuales de los empleados y tratar de satisfacerlas. Si el trabajador se siente en un ambiente seguro y cómodo lograra gran satisfacción en el trabajo y elevará su nivel de productividad.

  2. Agustina - clima laboral Noviembre 16, 2017 en 18:59- Responder

    Gracias por la informacion y felicidades al autor, el tema me parece estructurado y aporta valor a nosotros como lectores. Estes es un tema muy interesante y de gran aportacion para las organizaciones. Si me permitin comentar que la medición de clima laboral es muy util para identificar las debilidades de la organizacion, vista desde el punto de vista de los colaboradores. Gracias nuevamente!!

    • Maritza Noviembre 23, 2017 en 11:11- Responder

      Agustina, gracias a usted por sus comentarios. Realmente el clima laboral es un tema que no podemos pasar por alto, necesitamos detenernos y mirarnos, realizar una reflexión tal que nos permita avanzar como Instituciones educativas pero sobre todo como las personas que trabajamos en esos espacios de educación.

Deje su comentario