Cicatrices: la marca de los sobrevivientes

Categorías: Artículos varios|Etiquetas: , , |

Las cicatrices que llevamos son el recuerdo de que hemos luchado, pero tal vez no siempre ganado. Es por ello que preferimos ocultarlas, pues nos recuerdan las derrotas.

El escritor hispano-mexicano Francisco Ignacio Taibo dijo:

Las cicatrices son muy importantes, hay que lucirlas con orgullo, porque cada una, pequeña o grande, cuenta una historia, tan pequeña o grande como quieras…

Estas heridas nos recuerdan el pasado y de qué lugar venimos, lo que hemos perdido, pero no determina hacia dónde vamos. Asimismo, nos recuerdan que hemos sobrevivido, que hemos avanzado, que por más fuerte que fue la lucha, no fue lo suficientemente dura como para estancarnos, hemos llegado a otro punto del camino, a pesar de todo.

Mirar al pasado puede tener efectos negativos en nosotros, como por ejemplo: nostalgia, tristeza, sensación de fracaso o pérdida, pero también puede tener efectos positivos. Podemos rescatar que cada una de esas circunstancias nos hizo más fuertes, más sabios, que las batallas perdidas fueron por malas estrategias que no debemos volver a usar.

Desde el inicio de la historia de este mundo el ser humano tiende a buscar culpables para justificar las cosas que le suceden (Gén. 3:12),  pero como decía Víktor Frankl, un psiquiatra que sobrevivió al Holocausto:

…lo importante es lo que hacemos con lo que nos pasa

Es decir, siempre debemos sacar una lección de lo sucedido.

Todo evento en la vida nos pone a prueba, depende de nosotros verlo como una oportunidad de aprendizaje. Somos nosotros quienes decidimos arriesgarnos. No tomar decisiones también implica un riesgo, a veces, muy alto.

Sé juicioso, pide dirección a Dios en oración; puede que las cosas no salgan como esperabas, pero aprenderás, y más allá de ganar o perder, serás un valiente que ha sobrevivido.

Acerca del autor:

Psicóloga clínica.

2 Comentarios

  1. daniel Julio 7, 2016 en 06:33- Responder

    “Las experiencias del pasado le dan forma a nuestro futuro”… Muy buen artículo; quizás todo depende de cómo miramos las cicatrices.

  2. Pedro Farias Agosto 13, 2016 en 11:30- Responder

    Recomiendo a Victor Frankl, citado, “El hombre en busca de sentido”. Es el relato en primera persona de un preso en las campos de cocentración nazi, pero con una visión extremadamente positiva de la vida que estaba seguro deseaba vivir al salir de esa situacion. Un texto no confesional que vale la pena leer.

Deje su comentario