Defendiendo mi lugar: celos entre hermanos

Categorías: Ideas y recursos|Etiquetas: , , |

hermanos

La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor. (Proverbios 15:1)

¿A quién no le aturden las discusiones y peleas entre los hijos? Sin importar la edad que tengan o el motivo de la discusión, como padres nos inquietan, desagradan y puede que hasta nos preocupen las peleas entre nuestros hijos. Pero cuando notamos que esas peleas se tornan más de un hermano hacia el otro y donde percibimos que los celos están tomando fuerza, definitivamente los padres desearán intervenir para buscar la causa y decidir el mejor abordaje de la situación.

Tips para padres:

  • Ten cuidado con las comparaciones que haces entre ellos. Puede haber familias donde uno de los hijos es aplicado académicamente y el otro es más artístico, no los compares esperando recibir lo mismo de ambos.

  • Reparte equitativamente el tiempo de calidad A SOLAS con cada uno. No tanto porque ellos cuenten los minutos, sino porque ellos lo necesitan para sentirse cercanos a ti.

  • Evita que un padre se encargue de un hijo y el otro padre se encargue del otro hijo. Aprende a disfrutar con cada hijo por mas diferentes que sean tus gustos de los suyos.

  • Maneja la equidad y la justicia como norma dentro del hogar. Evita ser flexible porque es el más pequeño, dáselo para que no llore o porque eres el mayor debes dar el ejemplo. Finalmente, son niños, y necesitan normas iguales.

  • Ámalos sinceramente por lo que son y por lo que hacen. Tu transparencia como padre se notará significativamente y les generará seguridad en su actuar.

  • Juega con ellos, tu interacción constante permitirá que tengan la confianza para expresarte lo que les incomoda y será la mejor guía en tu rol como padre.

Recuerda que tu hogar es la escuela que les permitirá relacionarse -funcional o disfuncionalmente- con la sociedad. La manera como ellos aprendan a resolver sus diferencias y conflictos domésticos con el hermano será decisiva para resolver los conflictos con sus pares o figuras de autoridad en el futuro; por lo tanto, tu guía e intervención creativa es altamente significativa para asegurarles una adaptación social y resolución de problemas adecuada.

Te animo para que pongas estas recomendaciones en práctica. Verás cómo tus hijos se convertirán en compañeros en vez de rivales.

Acerca del autor:

Licenciada en Psicología Universidad Adventista del Plata, Argentina. Master en Autismo e Intervención Psicoeducativa - ITEAP, España.

2 Comentarios

  1. Lic.Maillen Ocampo enero 21, 2018 en 15:25 - Responder

    Los niños naturalmente necesitan de la atención, comprensión, tolerancia, amor y cariño de sus padres; cuanto más con la llegada de un nuevo integrante a la familia!. El hermano menor llega para “usurpar” el espacio, las cosas, la mascota y los PADRES del hermano mayor. Ahora, concuerdo ( con el articulo)que para que los hermanos no se tornen “competencia” o “rivales”, los padres deben realizar un trabajo meticulosamente bien pensado para “amortiguar” con todos esos posibles sentimientos negativos. Los consejos citados me parecieron excelentes!

  2. Lic.Maillen Ocampo enero 21, 2018 en 15:03 - Responder

    Mi experiencia personal afirma lo citado en el artículo. Tengo dos hijas de 3 años de diferencia una de la otra y comprobé que es necesario dedicar tiempo significativo a solas con cada una. Ellas precisan sentirse amadas por igual y respetadas por sus singularidades. No digo que sea fácil, pero es nuestro deber como padres mantener el equilibrio(emocional) para que en un futuro los hermanos puedan desenvolverse de la mejor forma en la sociedad tal como lo cita la licenciada.

Deja tu comentario