Capellanía: No perdamos el foco – I

Categorías: Artículos varios|Etiquetas: , , |

Capellanía: No perdamos el foco – I

La Capellanía en las Instituciones Adventistas es un organismo que vela por la integración del desarrollo espiritual en el proceso global de la educación. Su responsabilidad principal es compartir los principios y valores cristianos expresados en la Biblia con los alumnos, padres (tutores o apoderados), docentes y miembros del personal no docente. Busca compartir el evangelio en todas las áreas y las diferentes actividades, realizando una intervención integradora y participativa para el desarrollo del bienestar espiritual de la comunidad escolar.

El desarrollo de la gestión de la Capellanía puede ser distribuidas en 6 áreas:

Objetivos en las escuelas adventistas

  • Estimular una Vida Devocional: El capellán planifica y organiza actividades espirituales y devocionales, tanto para los alumnos como para el resto de la comunidad educativa. Él es quien coordina un culto diario antes de comenzar la jornada.

  • Labor Docente: Como docente le son asignadas horas donde imparte clases bíblicas. Planifica sus actividades específicas en las aulas.

  • Acción Misionera: Se encarga de organizar actividades para contar a otros de Cristo. Planifica y organiza semanas y campañas especiales que alcance a toda la comunidad educativa. Organiza clases bautismales y prepara a las personas para el bautismo. Prepara y desarrolla temas para la “escuela para padres” y para reuniones planificadas por la institución. Organiza reuniones de oración con los padres (tutores o apoderados).

  • Formador de Valores: Planifica y apoya actividades que fomenten las buenas actitudes y acciones. Estimula la práctica de valores en los alumnos mediante la organización de diferentes actividades organizadas. Apoya el cumplimiento de los objetivos fundamentales transversales de la institución.

  • Tarea Pastoral: Planifica y mantiene un programa de visita y asistencia a alumnos, docentes, miembros del personal no docente, padres (tutores o apoderados). Velará por las necesidades y los enfermos de la comunidad educativa. Estimulará la práctica solidaria y apoyo en diferentes situaciones de emergencia dentro de la comunidad educativa.

  • Proyecta un apoyo escolar: Elabora un plan de acción coordinando con el pastor distrital y la institución. Asesora y colabora en las Sociedades juveniles, de menores o programas de cultura general.

Cada una de estas áreas involucran a todos los miembros de la comunidad educativa y describen la tarea de la figura del capellán en la institución, pero no podemos olvidar que cada docente es un capellán inapelable y, como tal, tiene una influencia importante que no puede ni debe evitar. Como docentes de instituciones adventistas, ¿Estamos motivando a una integración del proceso educativo con el desarrollo espiritual de nuestros alumnos? ¿Estamos compartiendo los principios y valores cristianos expresados en la Biblia? ¿Estamos buscando cada día compartir el evangelio en todas las áreas y actividades? Te propongo que ajustemos el foco y lo analicemos poco a poco en los próximos artículos.

Acerca del autor:

Máster en Educación con énfasis en investigación en enseñanzas y aprendizaje. Maestra de profesión y vocación.

Deje su comentario